13 mar. 2012

Decálogo para perder a un lector


El decálogo está extraído de la Guía práctica per a fer fills lectors (Guía práctica para hacer a los hijos lectores), dentro de una campaña de la Generalitat de Catalunya.
Todo lo que estas notas nos muestren deben servir como próximas correcciones en nuestra desafortunadas intervenciones. El inicio en la lectura es un aprendizaje que debe estar libre de obstáculos. Si deseamos que la autonomía y el placer sean los dos logros de los futuros lectores abstengámonos de cometer los siguientes errores.


DECÁLOGO
1. Cuando empiecen a leer en voz alta, interrúmpelos constante para marcarles sus errores. A nadie le gusta que le corrigan constantemente.
2. Oblígales a leer: No hay nada más eficiente que obligar a hacer alto para conseguir el efecto contario.
3. Menosprecia sus gustos y no respetes su criterio. La típica frase: ¿esto vas a leer?, no mejor lee este. Es mejor que lean lo que les gusta y así se sientan atraídos.
4. Imponles lecturas, en la línea del anterior.
5. Pídeles que te hagan un resumen. No se debe transforma el placer de leer en un trabajo, será como estar sometiéndoles a un examen continuo que les disgutará.
6. Controla lo que leen. Igual que el anterior, hay dejar que lean lo que quieran y que sigan su rítmo.
7. Recuérdales los beneficios de leer.
8.  Relaciona los libros sólo con los deberes: no hay nada que odien más ( o está entre las cosas que más odian).
9. Castígalos sin tele por no leer: asociarán la obligación de leer a la falta de televisión, y se conseguirá el efecto contrario, que detesten leer.
10. Exígeles lecturas inadecuadas: por ejemplo, demasiado complicadas para su edad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario