4 jun. 2012

Ánimo




Leyendo un poema de Mario Benedetti me pareció muy acertado  a modo de arenga para vosotros. En estas fechas, algunos, empezáis a ver con dificultad el final de vuestro esfuerzo. Los exámenes se amontonan, vuestras memorias ya casi tienen ocupadas todas sus gigas y ya no confiáis en tener aliento para dar el último sprint. 
No es hora de rendirse: lee  este poema  y entenderás que no hay sitio para el desánimo. 


No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero*.

(Mario Benedetti: "No te rindas")

*Pensemos que quién te quiere, bien puede simbolizar lo que tú adoras...el verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario