10 feb. 2013

Nueva sección




Una nueva etiqueta abre sus puertas para todos aquellos que queráis mostrar vuestras dotes escribiendo y narrando historias: Narradores que cuentan. Le he puesto ese nombre porque sois contadores de historias y, sólo por eso, ya contáis con un sitio privilegiado en este blog. Ya hemos hablado de lo importante que es contar porque aprendemos y enseñamos en el proceso, por ello, contáis porque contáis. 
En esta sección sólo tienes que inventar una historia, presentar a tus personajes y ubicarlos en un lugar y en un tiempo determinado. Mima tu léxico y tu expresión para que pueda florecer poco a poco el talento que llevas tanto tiempo reservando para tu intimidad y que ya toca compartir. 

Hoy se inaugura la nueva sección con una narración de Sandra,una incipiente escritora que disfruta inventando argumentos en los que sus personajes se muevan y se desarrollen. Espero que, como ella, seáis muchos los que a partir de ahora presentéis vuestros trabajos.



Las drogas  y el alcohol son substancias fatídicas que provocan efectos nefastos en nuestra vida cotidiana. Y sé que puede resultar tópico, pero es la verdad: las drogas y el alcohol no solo perjudican a quienes los consumen. Por eso he escrito esta historia, para demostraros que el amor no nos puede salvar de los errores de la vida, si siembras recogerás, si consumes alcohol o drogas, las consecuencias pueden ser terribles. Reflexionad sobre esto mientras leéis esta historia, que os hará estremecer.




3 comentarios:

  1. Enhorabuena a la ESCRITORA y a la Profesora por su dedicación. ¡¡ Felicidades Sandra !!

    ResponderEliminar
  2. Sandra eres maravillosa escribiendo esta clase de historias sigue asi tienes todo nuestro apoyo para que lleges a ser lo que deveras ansias.

    ResponderEliminar
  3. Sandra Glez-Besada Gómez14 de febrero de 2013, 12:47

    He estado esperando este momento desde hace muchsímo tiempo. ¡Ahora POR FIN puedo escribir historias y que las demás personas las lean! ¡Qué gran satisfacción!

    ResponderEliminar