14 may. 2013

Quevedo







Poemas burlescos y satíricos 



En sus poemas burlescos, como el soneto "A un hombre de gran nariz", Quevedo deforma la realidad mediante imágenes y juegos de palabras. En los poemas satíricos, incorpora además una abierta intención crítica; así se puede observar en la letrilla "Poderoso caballero".


Poemas burlescos y satíricos


A UN HOMBRE DE GRAN NARIZ 
Érase un hombre a una nariz pegado, 
érase una nariz superlativa, 
érase una alquitara (1) medio viva, 
érase un peje (2) espada mal barbado (3); 
era un reloj de sol (4) mal encarado (5), 
érase un elefante boca arriba, 
érase una nariz sayón y escriba (6), 
un Ovidio Nasón (7) mal narigado. 
Érase el espolón de una galera (8), 
érase una pirámide de Egito, 
las doce tribus (9) de narices era; 
érase un naricísimo infinito, 
frisón (10) archinariz, caratulera (11), 
sabañón garrafal, morado y frito.

1 alquitara: alambique. 
peje: pez. 
mal barbado: se refiere tanto a las agallas del pez como a los pelos de la nariz. 
reloj de sol: se refiere a la varilla de un reloj de sol. 
mal encarado: reloj mal orientado, sombrío, y, al mismo tiempo, hombre de mal aspecto. 
sayón y escriba: alusiones a los judíos, a los que se atribuía nariz grande; pero, además, sayón es un hombre de aspecto feroz, y escriba insinúa la curvatura de quien escribe. 
Ovidio Nasón: poeta latino; Quevedo juega con el nombre Nasón, interpretándolo como aumentativo de naso («de gran nariz»). 
espolón de una galera: pieza de hierro saliente que iba en la proa de las antiguas galeras. 
doce tribus: las doce tribus de Israel. 
10 frisón: caballo de Frisia y, por extensión, gordo, grande. 
11 caratulera: propia de una carátula o máscara.
PODEROSO CABALLERO 

Poderoso caballero 
es don Dinero. 
Madre, yo al oro me humillo; 
él es mi amante y mi amado, 
pues, de puro enamorado, 
de contino (1) anda amarillo; 
que pues, doblón (2) o sencillo (3), 
hace todo cuanto quiero, 
poderoso caballero 
es don Dinero. 
Nace en las Indias (4) honrado, 
donde el mundo le acompaña; 
viene a morir en España, 
y es en Génova enterrado (5). 
Y pues quien le trae al lado 
es hermoso, aunque sea fiero (6), 
poderoso caballero 
es don Dinero. […] 
Y es tanta su majestad 
(aunque son sus duelos (7) hartos), 
que con haberle hecho cuartos (8) 
no pierde su autoridad; 
pero, pues da calidad 
al noble y al pordiosero, 
poderoso caballero 
es don Dinero. 
Nunca vi damas ingratas 
a su gusto y afición; 
que a las caras de un doblón 
hacen sus caras baratas; 
y pues las hace bravatas 
desde una bolsa de cuero, 
poderoso caballero 
es don Dinero. […] 

de contino: continuamente.
doblón: moneda antigua de oro.
sencillo: moneda de menor valor que el doblón.
nace en las Indias: alusión al oro de América.
es en Génova enterrado: alusión a los banqueros genoveses.
fiero: feo.
duelos: fatigas, trabajos.
cuartos: calderilla.


Poemas graves

Quevedo reflexiona sobre la fugacidad de la vida que percibe como camino irremediable hacia la muerte.
¡AH DE LA VIDA! 
«¡Ah de la vida (1)!»… ¿Nadie me responde?
¡Aquí de los antaños que he vivido (2)!
La Fortuna (3) mis tiempos ha mordido;
las Horas mi locura las esconde.
¡Que sin poder saber cómo ni adónde
la salud y la edad se hayan huido!
Falta la vida, asiste lo vivido,
y no hay calamidad que no me ronde.
Ayer se fue; mañana no ha llegado;
hoy se está yendo sin parar un punto:
soy un fue, y un será, y un es cansado.
En el hoy y mañana y ayer, junto
pañales y mortaja, y he quedado
presentes sucesiones de difunto. 
¡Ah de la vida!: expresión que imita la fórmula ¡Ah de la casa!, empleada para llamar cuando se entraba en una casa.
¡Aquí de los antaños que he vivido!: Quevedo imita el modo de pedir socorro a la justicia; el poeta pide que acudan los tiempos pasados.
la Fortuna: el destino.

MIRÉ LOS MUROS DE LA PATRIA MÍA 
Miré los muros de la patria mía,
si un tiempo fuertes, ya desmoronados,
de la carrera de la edad cansados,
por quien caduca ya su valentía.
Salime al campo, vi que el sol bebía
los arroyos del yelo desatados,
y del monte quejosos los ganados,
que con sombras hurtó su luz al día.
Entré en mi casa; vi que, amancillada (1),
de anciana habitación era despojos;
mi báculo (2), más corvo y menos fuerte;
vencida de la edad sentí mi espada.
Y no hallé cosa en que poner los ojos
que no fuese recuerdo de la muerte. 
amancillada: deslucida, ajada.
báculo: bastón o cayado.
La poesía amorosa de Quevedo oscila entre el desencanto y la idealización. Por una parte, se juzga el amor como una ilusión más de este mundo engañoso. Pero, por otra parte, el amor es visto también como un ideal que puede traspasar incluso las fronteras de la muerte:
DEFINICIÓN DEL AMOR 
Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado;
es un descuido que nos da cuidado,
un cobarde, con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado;
es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero parasismo (1);
enfermedad que crece si es curada.
Este es el niño Amor (2), este es su abismo.
¡Mirad cuál amistad tendrá con nada
el que en todo es contrario de sí mismo! 
parasismo: paroxismo, exaltación extrema de los afectos y pasiones.
niño Amor: Cupido, hijo de Venus.

AMOR CONSTANTE MÁS ALLÁ DE LA MUERTE 
Cerrar podrá mis ojos la postrera
sombra (1) que me llevare el blanco día,
y podrá desatar esta alma mía (2)
hora (3) a su afán ansioso lisonjera;
mas no, de esotra parte, en la ribera (4),
dejará la memoria, en donde ardía:
nadar sabe mi llama (5) la agua fría,
y perder el respeto a ley severa (6).
Alma a quien todo un dios (7) prisión ha sido,
venas que humor (8) a tanto fuego han dado,
médulas (9) que han gloriosamente ardido,
su cuerpo dejará, no su cuidado (10);
serán ceniza, mas tendrá sentido;
polvo serán, mas polvo enamorado.

postrera sombra: la muerte.
desatar esta alma mía: separar el alma del cuerpo.
hora: la hora de la muerte.
en la ribera: en la otra orilla del río mitológico Leteo, que las almas atravesaban al morir, olvidando los recuerdos de esta vida.
5 mi llama: mi alma enamorada.
ley severa: la muerte.
un dios: el amor.
humor: sangre.
médulas: sustancia del interior de los huesos.
10 su cuidado: su pasión.



                           Francisco de Quevedo from Departamento de Lengua IES Bovalar



2 comentarios:

  1. medulas y médulas son palabras diferentes, revisar.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la anotación, aunque las dos palabras médula y medula están recogidas en el Diccionario de la RAE con idéntico significado. Aún así he corregido el texto para que aparezca con tilde.

    ResponderEliminar