21 mar. 2014

Disparates con tiempo

Estos días he estado ordenando los cajones y los armarios del Departamento de Lengua. Siempre mostré dificultad en desprenderme de cualquier cosa que pasara por mis manos y a la que me pareciese encontrar alguna función en el futuro. El tiempo pasa y el espacio de los estantes va disminuyendo hasta el punto de obligarme a deshacerme de alguno de mis tesoros. 
Entre todos los papeles, trabajos, exámenes, notas, normas, DOGAs...que encontré, descubrí un recorte de papel que me obligó a detener mi frenética actividad y pasear por el tiempo que el recuerdo  obliga. Un recorte de periódico nunca pensó tener algún valor, pero este lo tenía. 
Hace años, Alfonso Álvarez Cáccamo, hasta hace poco profesor de Sociales en el centro y, por mucho, conocido escritor, me dejó aquel trozo de prensa dolido por el error que en aquel minúsculo papel había hallado. Siempre supe que aquel disparate tendría algún lugar en algún sitio y hete aquí que hoy va a tener el suyo. ¿Qué lugar más idóneo que la etiqueta de Disparates?
Nunca pensó el periodista  que su gazapo recorrería en el tiempo tanto, ni que el ojo avizor del escritor supiera reconocer tal falta ortográfica. Ya se sabe que es difícil rallarse cuando se ralla la zanahoria, pero sí es fácil rallarse cuando te rayan algo que estimas. A Alfonso le ralló que el castellano tuviera que verse con esas letras escrito. 




Si aún tienes dudas consulta el enlace que te añado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario