4 oct. 2014

Un verano de sadias

Carlota González- Besada se ha encontrado este disparate en la frutería. Podríamos pasar el despiste de la n al suponer que el hambre , en ocasiones, y sobre todo cuando a sandías se refiere , nos lleva a comernos alguna consonante. ¿Pero la tilde? Ese ya es un error mucho más indigesto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario