4 oct. 2015

Actividad 1

Ejercicio 1 de oratoria

La primera actividad tendrá como intención  hablar sobre los nervios e intentar que estos desaparezcan o disminuyan en nuestro discurso.
No debemos ponernos nerviosos en las ocasiones que tengamos que expresarnos oralmente. Para ello , el primer día practicaremos con algunos de los conceptos que  tienen que ver con ello y, si encontramos problemas para estar relajados, siempre será adecuado tener en cuenta:
·  Respira profundamente varias veces antes de empezar a hablar.
·  Habla por el gusto de hablar.
·  Imagina que estás solo y, si te cuesta, no fijes la mirada en ninguno de tus oyentes. Solo lo harás cuando ya hayas empezado a coger confianza. Puedes probar mirarlos al entrecejo.
·  No te toques la nariz o la cara al hablar. Procura no ser excesivo en el movimiento de tus brazos y manos.
·  No te apresures al hablar, no hables de forma atropellada, suelta tu cuerpo y conversa como si estuvieras con tus mejores amigos.
·   Mantener la cabeza erguida y hablar suficientemente alto.
·   No escondas las manos en los bolsillos.
·   Vocaliza y uso un tono adecuado, no hables demasiado bajo.
·   Guarda el turno de palabra, no intentes imponer tus ideas en el caso de estar formando parte de un grupo. Escucha con atención lo que otros dicen porque, además de aprender, ellos también te escucharán.

Por muy claro que nos parezca  nuestro discurso , podemos desconocer algo que nos pregunten, no somos sabios. No pasa nada. De igual manera, si nos equivocamos, sólo tendremos que reconocerlo cuando nos lo reprochen. No olvides que rectificar es de sabios.

Lo que debemos dar es la sensación de seguridad y tranquilidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario